Une mission pour les chiens au Chili: semer sur les terres calcinées

Une mission pour les chiens au Chili: semer sur les terres calcinées

Talca (Chili) – Bondissant de la camionnette, les trois chiens s’élancent pour gambader dans le bois. Mais ce qui n’est pour eux qu’une simple promenade joue un rôle crucial au Chili, récemment frappé par de graves incendies: sans le savoir, ils sèment de nouvelles plantes.

En janvier, le pays sud-américain avait vécu “le pire désastre forestier” de son histoire, selon les mots de sa présidente Michelle Bachelet: en quelques jours, plus de 467.000 hectares étaient partis en fumée et 11 personnes avaient perdu la vie. 

 

Près de Talca (centre), les animaux sauvages ont fui les forêts dévastées par le feu et, pour les faire revenir, une mission spéciale à été confiée par une association à trois chiennes de la race Border Collie: Das, cinq ans, sa fille Olivia, un an, et Summer, également âgée d’un an.

Si la mission est simple – courir, sauter, jouer à travers les bois -, elle est aussi précieuse, chaque chien portant sur son dos un sac à dos rempli de graines qui s’éparpillent sur le sol grâce à des petits trous.

Ces graines permettront de faire revivre les arbres, plantes et fleurs

des forêts dévastées par le feu et permettre ainsi le retour des renards, lièvres et lézards, entre autres.

 

La partie principale de tout ça, c’est que la faune puisse vivre” sur ces terres, explique à l’AFP Francisca Torres, 32 ans, directrice de Pewos, association écologiste comptant plus de 26.000 membres et propriétaire des trois chiens.

Egalement instructrice de chiens pour les personnes handicapées, Francisca donne une récompense – un peu de nourriture – à Das, Olivia et Summer à chaque fois qu’ils reviennent avec leur sac vide… pour les remplir à nouveau de graines.

Les trois chiens ont été formés pour obéir à ses ordres et n’attaquer aucun animal pouvant encore se trouver dans la forêt.

– Plus efficaces que les hommes –

Selon Francisca, les Border Collie, dont le pelage est généralement noir et blanc, se distinguent par leur intelligence, leur énergie et leur rapidité, ce qui en fait de parfaits semeurs.

 

Et le principal avantage d’avoir recours à des chiens, plutôt que des humains, pour effectuer cette tâche titanesque, c’est qu’ils affichent un bien meilleur rendement: ils peuvent parcourir jusqu’à 30 kilomètres en une journée et y répartir jusqu’à 10 kilos de graine. Par comparaison, un humain ne pourrait semer que sur 3 kilomètres en un jour. 

En trois mois, Das, Olivia et Summer ont déjà réussi à semer dans 15 bois différents de la région de El Maule (centre). Depuis leur passage, l’herbe a déjà commencé à repousser et des arbustes, plantes grimpantes et champignons pointent déjà leur nez, encouragés par l’humidité de l’hiver austral.

Nous traversons des prairies qui sont déjà totalement vertes et c’est vrai que c’est le travail d’elles trois, Summer, Olivia et Das“, se réjouit Francisca, qui réalise ce travail uniquement grâce à des dons.

D’ici l’été austral (décembre-mars), on attend une plus forte germination et le retour dans ces forêts d’animaux comme les renards, les insectes, les colibris, les lézards, les lièvre et même les singes.

Et au printemps prochain, l’espoir se reporte sur les fleurs, pour 

qu’elles attirent des abeilles, dont des milliers ont péri dans les incendies.

La situation est très critique parce que les abeilles n’ont rien à manger. Normalement à cette époque, les abeilles se nourrissent de certains arbres autochtones qui ont encore des fleurs, mais en ce moment il n’y a rien“, s’inquiète Constanza, la soeur de Francisca, technicienne médicale de 35 ans.

Avec le travail de semis des chiens de Francisca, l’association Pewos estime que, d’ici cinq ans, les bois et prairies de la région auront retrouvé le même écosystème qu’avant les incendies.

La mejor nieta!

La mejor nieta!

Shelby Hennick es una nieta increíble!!
Su abuela estuvo internada por muchísimo tiempo en una clínica de California y lo único que quería hacer era ver a su pewito Patsy…

Shelbi, al ver que el ánimo de su abuela decaía… ideó algo genial… Un hijo! 😂
A sí que practicó, lo intentó y resultó!!

Llevó a Patsy envuelto como un bebé y entró al hospital… cuando su abuela la vio entrar creyó que venía con alguno de sus bisnietos… hasta que se reencontraron con Patsy!! ❤️

Estuvieron casi una hora juntos y la sonrisa duró mucho más que eso…

El pewo tiene 13 años y lleva con ella desde que era un cachorro… es necesario decir algo más sobre el amor que se tienen? 😍

El reencuentro fue maravilloso y Dona se recuperó rápidamente. Fue enviada a casa el lunes.

El amor de verdad, hace milagros 😍😎

La perdida nos duele a todos…

La perdida nos duele a todos…

Easton Dufur es un humano de 18 años y vive en Idaho. Recientemente tuvo que despedir a uno de sus pewos, llamado Stitch de 13 años, quien murió de viejito 😭😭
La muerte no solamente afecta a los humanos, su compañera de vida Cookie es la que peor lo está pasando…

Ellos estaban acostumbrados a compartir toooodo, desde el amor humano hasta el plato de comida, ya que desde pequeños siempre comieron en el mismo plato, respetándose y dejando la mitad del alimento para el otro…

Estos días tristes, cuando Cookie todavía sigue esperando a Stitch su padre humano se dio cuenta de algo que le rompió aún más el corazón… ella le sigue guardando la mitad de la porción.

Es increíble como los pewos nos enseñan a ser más “animales” con gestos de generosidad y compañerismo…
La familia de estos dos peludos ahora está centrada en darle todas las atenciones a Cookie, quien está mucho más dormilona y desganada por la vida… 💔
Sin duda, para nadie es fácil perder a alguien tan importante… 😭💔

Rowdy, un pewo que cambia vidas

Rowdy, un pewo que cambia vidas

Carter Blanchard, un niño de 8 años de Arkansas, Estados Unidos, tiene una condición en la piel llamada vitiligo que lo sumió en una profunda depresión. Desde que conoció a Rowdy, un pewo con su mismo desorden que se encontraba en la otra punta del país, ya no se siente más solo.

Vitiligo destruye las celulas que producen el pigmento en la
piel. Carter fue diagnosticado cuando cursaba el jardín y empezó a perder la confianza en sí mismo cuando empezaron a aparecer los primeros “parches” blancos.

“Estaba en un colegio muy grande con muchos chicos y su cara se transformó muy rápido”, contó su madre a ABC. “Lo primero que me decía cuando se subía al auto era que odiaba su cara y cómo se veía”, agregó.

La vida era muy difícil para Carter, pero la ayuda llegó de la mano de Rowdy, un labrador negro de trece años de Oregon, que fue diagnosticado con Vitiligo el mismo año que Carter.

Cuando su madre encontró fotos de Rowdy en Facebook, enseguida se las mostró a su hijo. “Leí que Rowdy tenía vitiligo y me asombró. Cuando se lo compartí a Carter estaba muy emocionado por ver que el pewo era famoso por su misma enfermedad”, reveló.

Carter y su madre contactaron a la dueña de Rowdy y construyeron una amistad a distancia. La relación se volvió más cercana cuando miembros de la comunidad en la que viven el niño y su madre donaron dinero para que ellos viajaran a conocer al perro.

“No existía nadie que lo hiciera sentir mejor. Hasta que llegó Rowdy. Tenía que ser un pewo”, contó la madre entre lágrimas.
“Cuando llegamos sentimos que ya habíamos estado ahí. Eran familia para nosotros”, añadió. “Nos dimos cuenta de que Rowdy percibió toda esa energía y nos recibió muy bien”.

Desde que llegaron, Carter abrazó y mimó a Rowdy durante dos horas y no se separaron en toda su estadía. Sin embargo, el niño bromea con que no es todo perfecto: “Necesita más manchitas en su espalda”, le dijo a la cadena estadounidense ABC.

Perder a un perro duele más que un corazón roto”

Perder a un perro duele más que un corazón roto”

Perder a un ser querido, sea familiar o alguien que está sentimentalmente ligado con nosotros, duele mucho, pero aunque muchas personas no estén de acuerdo, perder a nuestro amigo de cuatro patas tienen la misma relevancia y se experimenta un dolor muy similar a lo anterior, quienes hayan pasado por esto estarán en total acuerdo.

El estudio que avala lo anterior fue llevado a cabo por el departamento de Psicología de la Universidad de Nuevo México en Estados Unidos. Mismo fue publicado en la revista científica Perspectives in Psychiatric Care. Dicho artículo provocó distintas reacciones entre el público lector y es que claro, quien no ama a un peludo como a un integrante de su familia, no logró comprender la sensibilidad de cada letra plasmada.

Cuando se llega a sentir tanto cariño y amor por nuestra mascota (la cual es vista como un integrante de nuestra familia) es normal sufrir y llorar por ella cuando algo le ocurre, ya sea que enferme o peor aún, que muera.

En el estudio se determinó que aproximadamente un 85% de las personas que tienen amigos de cuatro patas, han sufrido su perdida, incluso algunos continúan lamentándolo tiempo después del suceso. Esta investigación se llevó a cabo por la prestigiosa revista neoyorquina Family Process.

“Para muchas personas, perder a su amigo peludo es tan lamentable cómo perder a un ser querido miembro de su familia, aun cuando no exista comparación entre uno y otro desde la perspectiva de muchos. El dolor es tan profundo que incluso, muchas personas terminan cayendo en depresión por unos días o meses”.

Family Process aconseja expresar el sentir sea cual sea, si la muerte de tu can es o no esperado.Nunca es bueno reprimir el dolor, permítase llorar y lamentar un momento o el que crea conveniente. Dese el tiempo de superar su duelo y de que este con el tiempo ya no duela al recordarlo.

Investigadores del departamento de Ciencias Animales de la Universidad de Hawai concluyeron que dicho dolor producido por la pérdida de una mascota puede llegar a ser sumamente intenso para algunos y hasta duradero. Hay quienes deciden jamás volver a tener mascota pues saben que en un determinado momento podrían volver a pasar por lo mismo y perderlo, y es que¿quién no puede llegar a encariñarse con un ser indefenso? Dicho dolor puede llegar a durar hasta seis meses.

Al recordar a la mascota que se ha perdido se debe sustituir la tristeza y la amargura por la felicidad, si, por aquellos momentos compartidos y que han quedado como grandes recuerdos en la memoria.

Todos pensamos diferente, pero definitivamente quien no ha tenido un amigo peludo, quien no ha entregado su amor y cariño a este ser indefenso y ha compartido con él momentos, no sabe de lo que se está perdiendo. El amor y la lealtad de un perro son increíbles. Si tienes alguna foto de recuerdo de tu fiel compañero no olvides dejarla en los comentarios. 

¡Levante la mano los que están de acuerdo!

Pewo-Gato-Rata

Pewo-Gato-Rata

Si pones un pewo, un gato y una rata juntos en la misma habitación, la mayoría de la gente esperaría el caos. Sin embargo, esta combinación exacta de animales se presentó en el Oshkosh Area Humane Society (OAHS) en Oshkosh, Wisconsin, y ellos tres no podrían ser mejores amigos. Una pewita llamada Sasha, el gato Jack y Tweaks la rata fueron abandonados juntos en un refugio a principios de marzo.

Cheryl Rosenthal, coordinador de comunicaciones y educación en OAHS, dijo a The Dodo:

“Tuvieron que reducir el tamaño de su hogar, y no pudieron tener a los tres animales con ellos, por lo que los trajeron aquí. Mucha gente diría, ‘¿Por qué haces eso?’ Pero no todos los lugares aceptan mascotas, y mucho menos tres de ellos”.
A su llegada al OAHS, los animales tuvieron que someterse a exámenes médicos. Jack fue el primero en la fila. Sin embargo, cuando se llevaron a Jack a una sala de exámenes, su          

comportamiento cambió rápidamente.

“Él estaba muy asustado y gruñía y no cooperaba en absoluto. Así que uno de los empleados dijo: ‘¿Por qué no tratamos de traer al perro?’ Y fue simplemente increíble. Tan pronto como el perro entró, él era un gato totalmente diferente. Él sólo se hizo más relajado sabiendo que su amigo estaba allí”.

Después de ver lo unidos que eran Jack y Sasha, el personal del refugio sabían que tenían que mantenerlos en el mismo recinto. Pero ellos no se olvidaron de Tweaks, el antiguo propietario había dicho al personal del refugio que los tres animales se llevaban muy bien.

“Pensamos: ‘Bueno, tal vez deberíamos traer la rata también’. Así que pusimos la rata abajo, y de inmediato estaba corriendo detrás del perro, y subiendo y lamiendo su cara, y el perro estaba lamiendo la rata, fue como, ‘OK. Supongo que realmente son amigos’”.

“El gato estaba durmiendo, y Tweaks se arrastró por debajo del gato, y luego se hizo debajo de sus patas delanteras y simplemente se quedó allí, como si fueran los mejores amigos. Fue bastante sorprendente”.

El personal del refugio quería que los animales se volvieran a ubicar juntos, pero tomó tres semanas para encontrar a la persona adecuada para adoptarlos.

Una mujer llamada Kathy Berens y su hija entraron en el refugio y en la vida de estos tres amorosos animales.

“Habían adoptado un gato de nosotros, y estaban pensando en conseguir otro gato, pero también quería un perro. Así que Kathy escuchó a alguien de nuestro personal hablando de Tweaks, Sasha y Jack, y ella pensó: ‘Esto suena como una familia ya hecha. Esto podría ser ideal para nosotros’”.

Fue por Tweaks, que en un principio se resistió Kathy. Pero los voluntarios del refugio la instaron a que lo conociera.

Cheryl dijo:“Al principio, ella dijo: ‘No, no creo que me gusten las ratas. Pero los voluntarios dijeron: ‘Usted realmente debe venir y reunirse con Tweaks. Él es realmente excepcional’”.

Entonces Kathy lo hizo. Ella fue a conocer a Tweaks.

“Ella me dijo ayer: ‘Estoy tan contenta de haberlo hecho, porque después de que lo sostuve, y sabiendo lo cariñoso que es, No puedes dejar de enamorarte de él’”.

Kathy dijo:“Han tocado muchos corazones, no solo el mío y estoy agradecida, y me siento muy privilegiada de poder ser parte de esto”.

El personal del refugio está feliz de que esta hermosa familia encontrara su hogar para siempre.

Cheryl añadió: “Para todo nuestro personal, es un poco agridulce. Nos sentíamos muy apegados al trío, pero estamos muy emocionados de que se vayan a casa”. <3

error: Pewo que ladra no muerde!