Porqué nos cuestionaríamos esto si fuese en el mundo humano… pero lo ignoramos cuando sucede en el mundo animal?

Lamentablemente, cada una de las frases que aparecen en la imagen están fundamentadas en lo que ocurre actualmente a nivel mundial con la alimentación de perros y gatos y las iremos desglosando punto por punto.
Los módulos sobre nutrición en medicina veterinaria solamente enseñan sobre alimentos comerciales y dietas secas y qué hacer en casos de enfermedades específicas con las dietas de prescripción, pero no entregan herramientas a los veterinarios en formación sobre qué es la alimentación cruda y adecuada para las mascotas, menos de los infinitos complementos naturales que pueden ayudar en ciertas enfermedades.
Las clínicas veterinarias reciben incentivos en insumos, dinero y auspicios al ofrecer alimentos de marcas

seleccionadas… cada clínica tiene un pequeño “romance” con una de estas empresas, las cuales son llenadas de folletos, pinturas y fotografías de sus marcas y productos asociados.

Por ley “sabemos” lo que cada alimento seco trae en porcentajes de proteína, materia grasa, fibra cruda, humedad, cenizas, vitaminas y minerales, pero ignoramos el porcentaje de carbohidratos, colorantes y preservantes, elementos que juegan un papel crucial en la salud de nuestros animales.
Existen estudios en los que está demostrada la relación entre los carbohidratos y el CÁNCER, y por estos días, el PROMEDIO de hidratos de carbono en los alimentos es del 35%.
Pero nunca han sido mencionados los efectos a largo plazo por ninguna marca… bueno, ninguna bebida cola habla del riesgo de diabetes tampoco 😉

 

La calidad de un alimento, no está asociado al precio ni a la fama que tiene, sino a la calidad de sus ingredientes! El pienso que le entregas dice que tiene un 28% de proteína? Excelente!… excelente? De dónde viene esa proteína? Solamente de carne animal? O es un mix de plumas, alguna oreja y harina de subproductos, maíz, arroz o trigo que a la larga, siguen siendo proteína?
Todos estos alimentos han sido formulados (o supervisados) por veterinarios, los cuales NO SON NUESTROS ENEMIGOS, pero han crecido creyendo el mito de que solamente un buen alimento mantiene a los perros sanos, sin necesidad de añadir alimentos frescos (y ni hablar de comida casera!!)
Y acá es donde viene la buena noticia: EN TÍ está mejorar la alimentación de los peludos que te rodean. Tal vez, por temas económicos no puedas cambiar drásticamente su alimentación, pero siempre podremos ofrecer complementos para añadir lo que realmente sus cuerpos necesitan para funcionar mejor: frutas, vegetales y de ser posible, proteínas animales crudas.
Los pequeños gestos son los que producen los grandes cambios!!

error: Pewo que ladra no muerde!